Taracea

TARACEA

La taracea, de origen oriental, fue uno de los recursos ornamentales de mayor éxito y difusión en el ámbito hispano durante el siglo XV y la primera mitad del siglo XVI, coincidiendo con la fase de transición que comprende los últimos momentos de la Baja Edad Media y los albores de la Edad Moderna; perviviendo en lugares tan dispersos como Sevilla, Aragón, Cataluña, hasta el siglo XVIII y en Granada hasta la actualidad.

 A caballo entre la ebanistería y la eboraria, esta técnica se fundamenta en la incrustación o embutido, sobre una base de madera de pequeñas
porciones de marfil o hueso –en su tonalidad natural o teñidas–, combinadas con fragmentos de maderas finas de diversos colores, tales como aloe, ébano, acacia negra africana, sándalo, boj, limonero… constituyendo intrincados diseños de lacería de virtual crecimiento infinito.

Una vez medida y calculada la superficie disponible para el trabajo, y después de haber trazado –inciso o con tinta– el diseño geométrico a componer, se fijaban al soporte los diminutos pedazos de los diferentes materiales, los cuales habían sido cortados previamente de acuerdo a formas geométricas regulares. Mediante la reunión y acoplamiento de estas piezas de configuración heterogénea: cuadradas, triangulares, romboidales…, el artesano construía el esquema elegido, con el que tapizaba el objeto.

Tal profusión ornamental, unida al carácter multicolor de los fragmentos, proporcionaba un efecto de gran exuberancia decorativa. Se conseguía con ello un revestimiento ornamental ennoblecedor de superficies que podía ser aplicado indistintamente y con total versatilidad sobre cualquier objeto de mobiliario doméstico. Una especie de epidermis decorativa de lujo que transformaba los utensilios cotidianos en fastuosas piezas suntuarias gracias a la habilidad de los artesanos y a la atractiva y vivaz policromía, acrecentada con frecuencia por el centelleo de los materiales brillantes (fragmentos de carey o nácar y puntas metálicas).

Caja Mudejar de madera - Fundación Carlos Ballesta López
Arca Aragonesa de madera - Fundación Carlos Ballesta López
Arqueta de madera y marquetería de hueso, taller Embriachi (Italia)
Bargueño granadino S.XIX
Retrato del Cardenal Cisneros
ESCRITORIO DE TARACEA
CAJA DE TARACEA GRANADINA CON INCRUSTACIONES DE NACAR SOBRE MADERA.
CAJA MUDEJAR DE MADERA DE NOGAL Y HUESO
Caja Mudéjar de taracea y hueso
Retrato de don Francisco de Sandoval y Rojas
Bargueño granadino siglo XIX