Escultura

ECCE HOMO Y DOLOROSAS

ECCE HOMO Y DOLOROSAS

ECCE HOMO Y DOLOROSAS

Barroco granadino.

Siglo XVII. Anónimo

El Ecce Homo es la representación del momento en que después de ser azotado Jesús, con corona de espinas, manto y soga al cuello, es mostrado por Poncio Pilato al pueblo, según el evangelio de Juan (19,5) y dice: Ecce Homo, (“este es el hombre”); que es lo que dará nombre a esta iconografía. Es durante el Barroco cuando se encuentran más muestras ejecutadas por artistas y sobre todo Gregorio Fernández. No obstante, Mena optó por la realización de bustos Ecce Homo. Estas esculturas responden a la necesidad de devociones familiares o conventuales; todas son de dimensiones relativamente pequeñas, como la que posee la Fundación Carlos Ballesta.

El Cristo moldeado en barro, está representado de medio cuerpo por una altura de 34 cm y se corta la imagen por debajo de las caderas, con las manos cruzadas y los atributos de corona de espinas, soga y caña, con los brazos y las manos atadas y los atributos pertinentes como el de las madres Mercedarias de Madrid.