Moriscos del reino de granada

Donna di Granata

Donna di Granata

Grabado Xilográfico
Cesare Vecellio (1521 – 1601)
1598
Medidas totales: 168 x 115 mm
Grabado perteneciente a la obra Habiti antichi et moderni di tutto il mondo

El siglo XVI se cierra con la aparición del mayor y más importante libro de trajes conocido hasta el momento: la obra de Cesare Vecellio. Publicado en Venecia en el año 1590, estaba compuesto por 420 grabados sobre madera reproduciendo trajes de Europa (361), Asia y Africa. Su éxito fue tal que de ella se realizaron hasta cuatro ediciones distintas, variando el idioma, el número y la ornamentación de las figuras y los trajes representados, que fueron además nuevamente grabados. La segunda edición, en italiano y latín, se publica en Venecia, en el año 1598, y se compone de 507 figuras. La tercera de las ediciones, Venecia 1664, reduce los grabados a 415, incorporando a la propia plancha textos explicativos en latín.

En el siglo XVIII se publica la edición española y a mediados del siglo XIX, 1859-60, se publica en París la última edición, con 513 trajes en dos volúmenes y textos en francés e italiano. En estas ediciones la representación de tipos y trajes de nuestro entorno se concreta en cinco estampas, que reproducen a una pareja de navarros, hombre y mujer, y a tres mujeres de ‘Biscaia’.

En el año 1794 la Calcografía Nacional de Madrid inicia la publicación de una nueva edición de la obra de Cesare Vecellio. Titulada Colección de los Trajes que usaron todas las Naciones conocidas hasta el siglo XVI... , se compone de dos tomos, dedicado el primero a los trajes de Italia (227) y el segundo a los trajes de España, que alcanzan el número de 48, muy superior a los 20 que se representaban en las primeras ediciones. Entre estas 48 estampas, grabadas al buril sobre plancha de cobre por José Camarón, se incluyen las ya conocidas figuras de la pareja de navarros y la mujer de Bilbao, pero se incorporan otras nuevas (noble matrona vizcaína, aldeano de Vizcaya y aldeana en el mercado de Vitoria), claramente inspiradas en la estampa de San Adrián publicada en el Civitates.