Moriscos del reino de granada

Carta de la comunidad musulmana de Málaga enviada a los reyes D. Fernando y Doña Isabel

Carta de la comunidad musulmana de Málaga enviada a los reyes D. Fernando y Doña Isabel, reyes de Castilla y de Aragón conquistadores del reino de Granada, solicitando licencia para abandonar la ciudad en libertad.

Manuscrito sobre papel
Circa 1487
Medidas: 323 x 222 mm

En Málaga, el asedio empieza el 5 de mayo de 1487, resistiendo las tropas nazaríes (3.000 gomeles de las fuerzas regulares y otros 8.000 hombres armados) hasta el mes agosto, cuando sólo resisten la Alcazaba (bajo el mando de Ali Dordux) y el castillo alcázar de Gibralfaro (bajo mando de Hamet el Zegrí y Alí Derbal). El 18 de agosto, Ali Dordux, después de negociar su estatuto como mudéjar, rinde la Alcazaba, pero Gibralfaro tendrá que ser tomado al asalto, y sus defensores serán vendidos como esclavos, mientras Hamet el Zegrí es ejecutado.

El rey Fernando de Aragón decidió aplicar un castigo excepcional y se negó a conceder una capitulación honrosa para los vencidos. Excepto el grupo del mercader Alí Dordux que rindió la ciudad a espaldas del arraez Hamad al Tagrí o El Zegrí que resistiría en el castillo de Gibralfaro unos días más, los 15.000 supervivientes fueron convertidos en esclavos. Entre 5.000 y 6.000 cristianos repoblaron la provincia (1.000 la capital). En un primer momento se levantaron cuatro parroquias en la capital: las iglesias; del Sagrario, dedicada a San Pedro, fundada en 1488 y reconstruida en el siglo XVIII, San Juan, Santiago y Santos Mártires.

El documento perteneciente a la colección de la Fundación Carlos Ballesta pertenece, casi con toda seguridad, al conjunto de cartas que se intercambiaron entre los mercaderes Alí Dordux i Omar Abenamar y los Reyes Católicos, encargados de la negociación de la rendición de la ciudad.