Pintura

Anticristo

Anticristo

ANTICRISTO

Época: Segunda mitad S.XV (h.1430)

Origen: Escuela Española (Gótico aragonés)

Medidas: 93 x 70 cm las dos tablas que forman la composición.

Técnica: Témpera y oro sobre dos tablas unidas. Posiblemente procedentes de un retablo.

Procedencia: Antigua colección Soley (Barcelona)

La escena situada en el dormitorio real, nos presenta a la reina coronada en una cama con baldaquino, con la parte superior pintada en tres cuartos, lo que unido a la puerta derecha, dota de profundidad y perspectiva a la obra, efecto que se ve realzado por el artesonado del techo y el suelo, embaldosado,  que desde el primer plano fuga hacia el interior de la pintura.

El artista, con fines doctrinales, plasma el dramatismo del momento, en el que la reina con los brazos extendidos espera la llegada del niño NIMBADO (símbolo de divinidad) mientras las sirvientas más próximas, con las manos juntas en señal de adoración, esperan la llegada.

Mientras en la esquina derecha de la composición, un clérigo ilustra y advierte a otra criada que se trata del falso profeta que traen dos seres demoniacos.

Destaca la riqueza de las vestimentas, así como la habilidad para construir la escena y colocar los personajes.