La Fundación Carlos Ballesta presente en la Exposición sobre Torres Balbas de la Alhambra

Fecha: 
12 Marzo, 2013 - 08:39
Torres Balbas

Leopoldo Torres Balbás (1880-1960) está considerado como el padre de la Alhambra moderna. El arquitecto fue nombrado en 1923 conservador del monumento nazarí y bajo su dirección, hasta el año 36, se realizaron las restauraciones que, en la actualidad, nos permiten conocer el aspecto del monumento. Han pasado 90 años y Torres Balbás vuelve a estar presente en cada rincón que ayudó a conservar, aunque esta vez en forma de exposición.

La muestra se compone de más de 250 piezas, que incluyen planos originales, 24 piezas arqueológicas, cuadros, dibujos, maquetas, cuatro diarios personales y varios audiovisuales, dividida en cuatro secciones. Leopoldo Torres Balbás y la restauración científica, título de la exposición, estará instalada en la capilla y la cripta del Palacio de Carlos V hasta el 9 de junio. En septiembre, llegará a la Residencia de Estudiantes de Madrid.

La mayoría de las piezas pertenecían al archivo y biblioteca personal del director del conjunto

“Es un proyecto muy querido y fraguado a lo largo del tiempo”, ha remarcado la directora general del Patronato de la Alhambra y Generalife, María del Mar Villafranca, en la presentación de la exposición. Junto a ella ha estado el hijo de Torres Balbás, el consejero de Cultura, Luciano Alonso, y uno de los comisarios de la muestra, Javier Rivera, quien ha ido desmenuzando las distintas secciones de la exposición.

La mayoría de las piezas pertenecían al archivo y biblioteca personal del padre de la Alhambra y recientemente han sido adquiridas por el patronato del monumento para incrementar sus fondos de archivos. La primera sección de la muestra nos hace un recorrido por la biografía personal del arquitecto hasta comenzar como conservador de la Alhambra. Desde 1923 hasta 1936, Torres Balbás restauró el Mexuar, el Patio de los Leones y el de la Alberca, y reestructuró el Partal. Algunas de sus intervenciones, como la del Patio de los Leones —donde desmontó unos templetes—, fueron muy criticadas, esta fase se titula La Alhambra de Torres Balbás.

En Construyendo y restaurando. Otras obras, se aborda el trabajo que realizó en otras ciudades como Málaga, Alicante o su participación en las exposiciones universales de Sevilla y Barcelona de 1929. La última fase de la muestra, La guerra y el exilio, retratan lo sufrido por el arquitecto tras la Guerra Civil, su aislamiento del mundo de la restauración y su dedicación al mundo de la investigación y la enseñanza.

La Fundación Carlos Ballesta ha aportado una fotografia del fondo Joaquim Castells, fundamental para entender la redecoración de las estancias de los reyes católicos

.

Adjunto: